sábado, 8 de enero de 2011

Los precios de los alimentos en 2011


El gobernador del Banco de México Agustín Carstens, indicó que la inflación en México se encuentra por debajo de las expectativas y que adicionalmente se tiene un crecimiento sostenido. Dijo que el aumento a la gasolina y a los cigarros no impactarán considerablemente en el bolsillo de los mexicanos. Sin embargo, también dejó entrever que el movimiento de diferentes productos alimenticios a nivel mundial podrían generar problemas para el control de la inflación en México (ver aquí). Precisamente esta última cuestión realmente es preocupante sobretodo considerando que México no tiene la capacidad de garantizar el abasto alimentario.
El Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Alimentacion y la Agricultura de la FAO (ver acá), proporciona datos interesantes al respecto. En la gráfica 1 siguiente, se puede notar que a partir de mayo de 2010, todos los alimentos seleccionados han experimentado un vertiginoso aumento (tomando como referencia los precios de 2000-2004) . En particular llama la atención el caso del azúcar.

Gráfica 1

Fuente: http://www.fao.org/worldfoodsituation/wfs-home/es/

La misma FAO, en el reporte "Perspectivas alimentarias, noviembre 2010" (ver acá) muestra un análisis claro de porqué se dieron estos incrementos y cual es el pronóstico a futuro. De este reporte se puede destacar lo siguiente:

1) En 2010, los principales países productores tuvieron perspectivas desfavorables para sus cosechas (ie. el caso del trigo en Rusia) . Esto disminuyó las reservas determinando un equilibrio más ajustado en 2010/2011.

2) La mayor parte de los precios de los productos agrícolas y no agrícolas cotizan en dólares. Por ello, a partir del debilitamiento de esta moneda a partir de septiembre y el efecto del inciso 1), se produjo un movimiento aún mayor en los precios.

3) Para el caso específico del trigo para 2011/2012, se necesitará un aumento de la producción mundial de, por lo menos, un 3.5%, para impedir una nueva reducción de las reservas mundiales en 2012 (pp. 12).

4) En cuanto al maíz, para que en 2011/12 mejore el equilibrio entre la oferta y la demanda, la producción mundial tiene que aumentar por lo menos un 6%.

La cuestión es que si bien los precios elevados en cultivos motivan a que los agricultores decidan cultivar más tierras, en varios países del grupo de los principales productores, las superficies ya se encuentran a su máxima capacidad en 2010 (ie. EU). Todo esto, sin considerar la incertidumbre generada por los cambios climáticos.

Tal vez esto último ha fortalecido la idea de que podría existir una crisis en el 2012 (ver acá)