viernes, 9 de julio de 2010

Los retos económicos que enfrenta el nuevo gobierno en Puebla


Una vez que ha concluido el proceso electoral para elegir al gobernador del estado quedan en el aire una serie de incógnitas, algunas más vinculadas al terreno de lo político (ie: ¿cómo se conformará el nuevo gabinete?, ¿hasta donde será posible la generación de consensos en el congreso local?) y otras estrechamente asociadas al tema económico (ie:¿cuáles serán las primeras acciones en materia de política económica para mejorar las condiciones de un estado con tanta marginación como Puebla?). Ya se acabó el tiempo de discursos y ahora se deben comenzar a plantear respuestas. En ese sentido, presentamos un pequeño diagnóstico en el cual se utilizan algunos de los aspectos a los que se refirió el CEEY (Centro de Estudios Espinosa Yglesias, ver acá) en su análisis de las plataformas de campaña para los estados de Puebla e Hidalgo.

Utilizando el software eXplorer (ver acá referencia) se ha construido una gráfica de dispersión en la cual cada punto representa la posición que tiene un municipio en relación a cuatro variables: 1) el porcentaje de la población ocupada en el sector de comercio al por menor (eje de las X´s, ver acá la fuente); 2) la contribución de la población ocupada en el sector manufactura (eje Y, misma fuente que la variable anterior); 3) el Índice de Marginación de CONAPO (colores de verde a rojo, ver acá) y; 4) el porcentaje de personas sin escolaridad en el municipio, que proporciona el tamaño de cada punto (INEGI, ver acá la fuente de datos).

Las actividades económicas se han escogido dado concentran un porcentaje importante de la población ocupada en el estado (Industrias manufactureras concentra el 29.57%, y Comercio al por menor, 42.53% según el censo de 2004).

Gráfica 1. Relación de variables económicas, de educación y marginación para el estado de Puebla a nivel municipio


Al observar la gráfica 1 se identifica una asociación negativa entre las contribuciones de población ocupada de los sectores de análisis (en las X´s Comercio al por menor, en las Y´s Manufactura). Esto implica que ambos sectores no pueden crecer al mismo tiempo, y que de hecho, pudieran ser sustitutos. Es decir, el empleo generado por un sector se pudiera estar haciendo a costa de menor empleo en el otro.

Es llamativo que municipios con mayor marginación (color rojo), tiendan a concentrar el empleo en mayor medida en el sector de Comercio al Menudeo y no en el de manufacturas. Adicionalmente se observa que puntos más grandes, municipios con mayor proporción de personas que no tienen escolaridad (la que también es una variable que mide marginación), se concentren en el sector de Comercio al Menudeo.

Lo anterior sugiere que la maquila, aunque es de bajo valor agregado, resulta ser una actividad "más sofisticada" en términos económicos que el comercio al menudeo.
A manera de confirmación de este argumento, el municipio de Teziutlan o Tehuacán tienen un porcentaje más alto de concentración en Manufactura (eje Y), que en Comercio al por Menor (eje X). Notará también que estos municipios son "menos rojos". Como contra-ejemplo observe el municipio de Eloxochitlán. En el caso del municipio de Puebla, se concentran proporciones similares de su población ocupada en ambos sectores (21% para manufactura y el 27% para comercio al menudeo).

A manera de conclusión se puede comentar lo siguiente: El problema del estado es que en la práctica, la mayoría de los puestos de trabajo se concentran en el comercio al por menor y en la manufactura. Estas actividades, están estrechamente asociadas con una baja generación de valor agregado. Por otro lado, se notan en la gráfica más puntos rojos que verdes, lo cual implica un mayor porcentaje de municipios de alta y muy alta marginación. De hecho tomando los datos de CONAPO antes referidos se notan 4 municipios con muy baja marginación (1.84%), con baja marginación 13 (5.99%), con media marginación son 50 (23.04%), con alta marginación 121 (55.76%) y con muy alta 29 (13.36%). Sumando estas dos últimas categorías el 69.12% de los municipios en Puebla son al menos de marginación alta.


Mapa 1. Municipios en Puebla según grado de Marginación

En el mapa 1 las categorías de marginación pueden observarse graficamente partiendo de municipios en color verde fuerte (muy baja marginación) hasta municipios en rojo (muy alta marginación).

Parte de la solución estriba en que la concentración de actividades más sofisticadas requieren condiciones que solo se pueden generar en municipios menos marginados y con una población "más educada". Claramente se observa como el tamaño de cada burbuja (que representa el porcentaje de personas sin escolaridad), aumenta en casos extremos de concentración de la población ocupada en el comercio al por menor, pero con porcentajes de 0% o muy pequeños en manufacturas.

La estrategia del gobierno deberá ser integral y a largo plazo. Integral porque deberá encontrar por un lado, la forma de incrementar la asistencia escolar, asegurando la calidad en la eduación (de nada sirve el incremento en matrícula per se). Por otro lado, se deberán detectar las concidencias de otros sectores con el sector de manufacturas y comercio al por menor. Vínculos sencillos de identificar se encuentran en el sector del transporte (en particular el tema de logística), los servicios de apoyo a empresas, la construcción o los servicios profesionales. El tema del largo plazo implica que aunque muchos de los proyectos no rendirán frutos en el próximo sexenio, éstos deberán realizarse.




martes, 6 de julio de 2010

Alianzas, preferencias electorales y el papel de las encuestas

Tras los resultados que arroja el PREP de los diferentes estados donde hay elecciones, queda claro dos cosas: 1) Las alianzas en contra del PRI han rendido frutos; 2) Es imprescindible regular el funcionamiento de las casas encuestadoras.
En relación al tema de las alianzas, se observa que en los estados de Sinaloa, Puebla, Oaxaca estas agrupaciones políticas obtienen triunfos históricos, pues nunca había existido alternancia (el otro estado con esta característica es el estado de México). Paralelamente, se observa que en otros la votación final se cierra. En particular destacan Veracruz, donde la distancia entre los dos principales contendientes es de poco más de 73,000 votos (corte del 05/07/10 a las 08:07:05 ver acá para actualización) e Hidalgo, donde la diferencia entre el candidato ganador del PRI y la candidata de la alianza es de casi el 5% (441,571 votos vs 396,561, ver aquí última actualización el 05/07/2010 a las 05:48:09 am). Otro caso interesante es el de Durango, donde la alianza en contra del PRI obtiene el 44.7% mientras que el PRI el 46.4% (ver acá, última actualización el 06/07/2010 10:37).

El saldo final de la elección para algunos encuestadores como Mitofsky (ver acá), indica que el PRI obtiene 9 gubernaturas (con triunfos en estados donde era oposición como Zacatecas o Aguascalientes) mientras que la alianza en su contra le quita 3.
Si se observa con atención, esta situación ubicaría al PRI como la primera fuerza del país, sin embargo la lectura entre líneas es muy interesante. En primer lugar, habrá que tomar en cuenta un asunto importante: estas tres gubernaturas donde gana la alianza representan una parte importante del electorado nacional imprescindible para obtener la presidencia en el 2012. Por otro lado, existe un "efecto demostración" (palabras de Francisco Abundis, en Imagen Electoral del día de ayer, ver acá) donde se probó empíricamente que las alianzas funcionan y pueden derrotar al PRI. En el peor de las casos generan elecciones muy competidas. Finalmente, se plantea con bastante probabilidad una alianza para competir por la gubernatura del estado de México el próximo año.

Dejando un poco de lado el asunto de los ganadores y perdedores en esta elección cabe la pena preguntarse
¿por qué cambian de manera súbita los electores su voto en estados donde históricamente gobierna el PRI?.
Tomando como referencia el modelo canónico que explica la conducta de electores (Riker,1959; Black, 1958; Buchanan, 1954; Buchanan y Tullock, 1962), observaremos que se parte de la idea, de que los votantes tienen preferencias bien definidas en torno a un grupo de temas y por ende, el proceso de votación se define cuando los partidos políticos y sus candidatos, encuentran la plataforma de propuestas más cercana a ladel grupo mayoritario de votantes.
Dicho modelo explica con cierta exactitud la conducta en algunas elecciones principalmente en EU pero ha demostrado su falta de "realismo" en democracias multipartidistas o cuando existen demasiados temas en las plataformas de campaña. Dicho de otra forma: entre menos partidos existan en la competencia y más clara sea la propuesta de los candidatos es más probable que el modelo canónico explique la conducta de electores.
Una de las principales conclusiones de este modelo, es que en democracias desarrolladas, factores como el sexo, la raza, la posición socioeconómica y factores ideológicos (que tan de izquierda o de derecha es el votante) son fundamentales para explicar la formación de preferencias, así como el el resultado de una votación.

Sin embargo, en sociedades como la mexicana resulta bastante complicado defender esta idea por la siguiente razón:
es bastante probable que las preferencias no esten bien definidas y mucho menos asociadas a factores ideológicos o socieconómicos.
Esto es posible sustentarlo, debido a las siguientes cuestiones: 1) El nivel educativo en la mayor parte de la población es de primaria incompleta lo cual incide en la capacidad para procesar la información en cuanto a las plataformas de campaña y facilita la manipulación de votos; 2) las personas en México, en su mayoría, no encuentran diferencia entre izquierda y derecha; 3) no existe evidencia de un voto de clase (PE: que los obreros prefieran a partidos de izquierda o que los empresarios solo voten por partidos de derecha).

Si lo anterior es cierto,
¿cuál podría ser el principal criterio para entender la formación de preferencias de un votante en México?.
La evidencia empírica (Castañeda e Ibarra, 2010) demuestra que los eventos mediáticos en México (escándalos, debates, declaraciones,etc) , son un criterio que se emplea frecuentemente para definir el voto ciudadano. Por otro lado Baker (2006) ha probado con datos de México, que resulta importante la influencia de redes discusión, es decir, la interacción con otros votantes (padres, amigos, compañeros de trabajo, vecinos). De forma más preocupante, (Díaz-Cayeros,Estévez y Magaloni, 2007) indican que la compra de votos es uno de los principales determinantes del voto en México.

Lo que es interesante de las últimas elecciones en México (2006, 2009 y 2010) es que comienza a reflejarse una premisa del modelo canónico: cuando el partido en el poder no genera un nivel de bienestar para la mayoría de los votantes, esta mayoría decide cambiar el status quo y votar por la oposción. Ejemplos de lo anterior son los estados de Zacatecas y Aguascalientes donde alternan los gobiernos.
Retomando los argumentos empíricos que explicación las motivaciones de los votantes en México, es necesario plantear una última pregunta: ¿es imprescindible regular la forma en que se presentan las encuestas encuestas de opinión antes y durante los procesos electorales?.

Utilizando un trabajo teoríco de Callander (2006) se puede argumentar que en una elección existe un "efecto vagón", en el cual los voatantes buscan estar con la opción que la mayoría considera ganadora (subirse al vagón). Por lo tanto, la simple percepción de que un candidato resultará ganador, es suficiente para que se defina una elección a favor de este candidato (una especie de expectativa autocumplida).
Este trabajo permite sostener la idea de que es necesario regular el trabajo de las casas encuestadoras en aras de evitar la formación de expectativas erroneas en los votantes. De no hacerlo es posible que existan condiciones de inequidad en procesos futuros.