martes, 30 de junio de 2009

Abstencionismo y Preferencia Electoral, A Propósito del Voto Nulo (Tercera y Última Parte)

Modelo Logit de Preferencia Electoral



En esta ocasión exploramos cómo afectó el voto nulo la preferencia electoral en Puebla en las elecciones federales del 2006. Se plantea un modelo logístico donde la variable a explicar es el ganador en cada casilla en función de tres variables que ocupamos en el pasado post: la abstención registrada (abs), el porcentaje de votos nulos en la casilla (nulos) y el tamaño del padrón (lista).

En la tabla arriba se presentan los resultados y destaca que tanto para el PRD y el PRI el incremento en abstención y votos anulados aumentó la probabilidad de ganar (ver primeras dos columnas). Llama la atención que el impacto sea similar en magnitud al porcentaje de abstención entre estos dos partidos (ver renglón abs).

En cuanto a los votos nulos emitidos, el impacto fue considerablemente mayor para el PRI, es decir entre mayor el porcentaje de votos nulos, la probabilidad de que ganará el PRI fue mucho mayor. Para el PRD (que en Puebla podría clasificarse como un partido chico) queda claro que en la medida en que se generan más votos anulados este partido ‘se vuelve más competitivo’. Sin embargo, la explicación para el PRI solo se entiende si también se analiza el coeficiente para el PAN que en la variable nulos resultó negativo. Así, se puede afirmar que la probabilidad de que el PAN ganara en una casilla en 2006 dependía en buena parte de que no existieran votos anulados, mientras que para el PRI ocurrió lo contrario.

Es interesante observar que al único partido al que pareció afectar el abstencionismo y la anulación de votos fue al PAN. También llama la atención que el efecto de tener más votantes en la casilla mejoró la probabilidad de que el PAN ganara mientras que la probabilidad de que los demás partidos ganaran disminuyó.

La conclusión de este análisis exploratorio es que para el caso de Puebla, en la disputa por diputaciones federales del año 2006, a medida que incrementaron los votos anulados, el PRI y el PRD incrementaron la probabilidad de ganar la casilla, mientras que para el PAN la probabilidad de ganar disminuyó. Adicionalmente se observa que al PRI le fue mejor en casillas poco concurridas mientras que el PAN estuvo mejor cuando hubo más votantes. Se debe destacar finalmente que el porcentaje de los votos nulos tuvo un mayor impacto que el tamaño de la casilla y el porcentaje de abstención para los tres partidos.

Si quieres saber que es un modelo logit y como se calcula checa aquí
Si quieres saber como se calcula una correlación checa acá checa acá

martes, 23 de junio de 2009

¿A quién afecta el Voto Nulo?: A propósito del voto blanco en Puebla (Segunda Parte)

Un tema que actualmente ha causado interés es el conocer como podría afectar el voto nulo los porcentajes de votación de los principales partidos.

A fin de tener una idea sobre esta cuestión, se realiza un pequeño ejercicio estadístico para el caso del estado de Puebla utilizando datos del IFE de las elecciones a diputados en el 2006 (ver aquí). La información comprende datos a nivel casilla mediante una muestra de 5,994 observaciones (de un total de 6,048 casillas a las que se descuenta la casilla de voto en el extranjero y aquellas donde pudieron existir anomalías).

Para el análisis se definieron las siguientes variables: porcentaje de votos nulos en la casilla (nulos), porcentaje de abstención en la casilla (abs), porcentaje de votos a favor del PAN en la casilla (PAN), porcentaje de votos a favor del PRI en la casilla (PRI), porcentaje de votos a favor del PRD en la casilla (PRD) y una variable que identifica el "tamaño de la casilla" encarnada en el total de ciudadanos inscritos en la lista nominal (lista).

Con los datos lo primero que se calcula es la siguiente matriz de correlación en la cual se analiza la asociación estadística entre las variables.

Es interesante observar que en el 2006 la relación entre el porcentaje de votos nulos con respecto al porcentaje que obtiene el PAN en una casilla indica que buena parte del voto nulo pudo haber estado destinado al PAN. Es decir: un mayor porcentaje de votos nulos se asocia con menos votos para el PAN o más votos del PAN se asocian con menos votos nulos.

Por otro lado, la relación de los votos nulos y el porcentaje de votos a favor del PRI muestra que a medida que se incrementa el porcentaje de votos anulados en la elección, el PRI obtuvo más votos en la casilla.

Para el PRD la lógica es la misma que para el PAN pero la fuerza de esta asociación es mucho menor.

Finalmente, en esa misma columna (nulos) se puede apreciar la asociación entre el padrón de votantes por casilla con los votos anulados. Entre mayor es el padrón por casilla menor es el total de votos nulos.

La información de la tabla también plantea la importancia del abstencionismo para la obtención de más (o menos) votos a favor (o en contra) de cierto partido. Por ejemplo, se observa que a mayor abstencionismo, existirá una mayor porcentaje de votos anulados.

Pero lo que es realmente interesante es que el abstencionismo impacta negativamente el porcentaje de votos hacia el PAN y positivamente el porcentaje de votos hacia el PRI. Lo anterior implica que un mayor abstencionismo perjudica al PAN pero beneficia al PRI.

Finalmente, la variable lista que define que tan grande es una casilla nos permite identificar la dinámica entre el tamaño de las casillas y el porcentaje de votación para cada partido. A manera de referencia la casilla con el padrón más pequeño contiene 63 personas en la lista nominal mientras la más grande 750.

Lo que se observa en relación a esta variable es que mientras más grande es una casilla, el porcentaje de votos anulados es menor.
También se puede ver que en casillas más grandes existe una tendencia favorable al PAN, PRD mientras existe una tendencia desfavorable al PRI. Lo interesante es que la asociación es más estrecha para el caso del PRI.

Esto implica que que el PRI obtiene mayores porcentajes de votación en casillas chicas (padrones pequeños) mientras el PAN se desempeña mejor en casillas grandes (padrones grandes).

El análisis que se ha presentado resulta interesante; desafortunadamente no permite conocer el impacto en la probabilidad de que un partido en particular resulte ganador en una casilla. Este será el punto a discutir en la tercera y última parte de nuestro análisis.

viernes, 19 de junio de 2009

Objetivos del Banco Central: Inflación y Crecimiento



En un intento adicional por recuperar terreno perdido el Banco de México anunció hoy una baja adicional en la tasa de referencia de 50 puntos base (0.05%) para ubicarla en 4.75 por ciento. Aunque no es explícito, la reducción de la tasa de interés en seis ocasiones desde enero intenta dar impulso a la actividad económica en esta coyuntura depresiva rumbo al segundo semestre del 2009.

Sabemos que la inflación es el principal objetivo del Banco de México. Sin embargo, llama la atención que como fundamento a esta reducción en las tasas se imponga el diagnóstico sobre la contracción económica. Entre las líneas del comunicado de Banxico (véa aquí) se lee que la inflación se mantiene controlada y que los efectos de la depreciación del tipo de cambio observados en los primeros meses del año 'ya se han absorbido'. De esta manera, en términos de su mandato, Banxico considera que aún tuvo margen para reducir la tasa de interés en esta ocasión, pero que este ciclo de relajación está a punto de concluir; que ésta y las otras han sido sólo acciones preventivas, que no esperemos respuestas similares en el futuro porque en adelante el Banco se enfocará en hacer cumplir su mandato y lograr una tasa de inflación de 3% en el 2010.

La crisis ha mostrado sin embargo que el Banco de México no puede mantenerse al margen del impacto depresivo y que su inacción podría tener consecuencias mucho mas serias. Banxico NO puede reducirse a ser un mero observador en la coyuntura actual--y en épocas estables. La disminución de las tasas es un acto de politica monetaria que puede ser efectivo (aún por ver) y crucial en la recuperación de la actividad productiva. Es tiempo de ir redefiniendo los objetivos del Banco de México para incluir el crecimiento económico. El estricto apego al objetivo de inflación, aunque importante, no contribuye por sí solo (al menos en el corto plazo) al impulso de del empleo. Como en otros países, la política del Banco Central puede servir mejor al país si esta institución busca maximizar el empleo y estabilizar los precios. ¿Tu qué opinas?

viernes, 12 de junio de 2009

A propósito del voto blanco en Puebla (Primera de Tres Partes)

A últimas fechas ha surgido una discusión interesante a nivel nacional en relación al posible efecto que tendrán los votos anulados en la próxima elección para diputados este 5 de julio.
Una idea llamativa fue planteada hace pocos días por Ana Paula Ordorica y Pablo Hiriart en entrevista a Leonardo Valdés Zurita (ver aqui), consejero del IFE y María Amparo Casar (ver acá) en relación a que un incremento de votos anulados tendría como consecuencia que los partidos “pequeños” retengan su registro.

Esta situación no es del todo correcta debido a que tanto los votos nulos como los de los partidos que no obtienen el 2% de la votación no entran en el total de votos válidos (que son los que finalmente se utilizan para definir porcentajes para los partidos). En el COFIPE (Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, la ley electoral que rige la elección de diputados federales) se indica que el total de votos son las personas que fueron a votar el día de la elección y el total de votos válidos es igual al total de votos menos los votos anulados y los votos para partidos que no obtuvieron su registro (artículo 12).

Pongamos un ejemplo hipotético que ilustra el cálculo del IFE (si el lector lo prefiere puede saltarse la parte en cursivas :o).

En el padrón existen 120 votantes de los cuales 15 votan por el partido A, 20 por el B, 20 por el C, 1 por cualquier partido pequeño; 4 personas deciden anular su voto y sesenta personas se abstienen. Con estos datos se tiene que el total de votos es igual a 60 (120 del padrón menos 60 que se abstuvieron). Este número de votos sirve para calcular una participación inicial para cada partido. En ese caso se tiene para el partido A un 25% (15/60), para el B un 33% (20/60), para el C también un 33% (20/60), para el partido pequeño 1.6% (1/60) y se registran 6% de votos anulados.
Con estos datos se calcula el total de votos válidos que será igual a 55 pues se tienen 60 votos totales menos la suma del voto que se fue al partido pequeño que no logró el 2% y de los votos anulados que son 4. Este total de votos válidos se utiliza para definir la cantidad de diputados plurinominales para cada partido. Cuando se quitan los anulados se observa que el denominador de cada participación es más pequeño con lo cual los porcentajes para los partidos que lograron el registro en realidad aumentan. Así el partido A pasa de 25% a 27% (15/55); el B y el C pasan de 33% a 36% (20/55).

La conclusión de esta primera revisión al mecanismo electoral es que los votos anulados en realidad no tienen efecto en que un partido mantenga su registro o incluso asignen más o menos diputados plurinominales (si se quiere analizar con más detalle el caso de los diputados de representación proporcional se debe revisar el principio de Cociente Natural y el de Principio Mayor contemplan el descuento de los votos nulos y partidos que con alcanzan el 2%). En realidad los votos nulos solo reescalan los porcentajes para cada partido en la misma magnitud.

En el siguiente post hablaremos de un caso real que examina el impacto de los votos anulados en la abstención y el porcentaje de votos obtenidos por cada partido político en la elección del 2006 para el estado de Puebla.

miércoles, 10 de junio de 2009

Mayor Violencia, Menor Bienestar



Las Naciones Unidas definen una cultura de paz como aquella que envuelve valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia, que previene conflictos atacando las causas de raíz y busca resolver problemas con la negociación y el diálogo. El Instituto para la Economía y la Paz en Australia define a la Paz como la ausencia de conflictos violentos o guerras internas. Este instituto provee una medida de ausencia de violencia (Paz) en la que se busca dar un puntaje a 144 naciones usando 23 indicadores cuantitativos y cualitativos. Al mismo tiempo se identifican los factores que pueden influenciar la creación y alimentación de sociedades pacíficas.

En su estudio 2009, el Indice de Paz ubica a México en la posición 108 de las 144 naciones durante el 2008, por arriba de Guatemala (111) pero muy por debajo de países como El Salvador (94), Rwanda (86), Bosnia (50) o Costa Rica (29). Esto significa un retroceso de 16 posiciones respecto al año 2007.

Este instituto atribuye la caída del índice en México a un deterioro en seis indicadores de seguridad y bienestar en la sociedad y un incremento marcado en el puntaje de crímenes violentos. Como determinantes se identifican a la violencia relacionada a los carteles de la droga y la pérdida de 386,000 empleos formales sólo en Noviembre y Diciembre de 2008.

Para dar una idea de las implicaciones de este estudio, se desprende que no sólo la pérdida de empleos genera niveles de paz menores, sino que además la caída en posiciones de este ranking impacta negativamente el gasto de consumo. Por ejemplo, en el estudio de los 144 casos se encuentra que, entre otros efectos, por cada 10 posiciones de descenso el consumo per capita de alimentos y bebidas puede caer $132 dólares (dls), el gasto en calzado y vestido $65 dls y el gasto en recreación $144 dls. En pocas palabras, una mayor violencia se asocia con menores niveles de consumo y bienestar.

Así que desafortunadamente, además de la caída en el consumo generada por la crisis y por la alerta sanitaria, encontramos que una mayor violencia o ausencia de paz impacta negativamente el consumo y bienestar general de las personas. El escenario en términos de paz y bienestar, como ya lo sentimos día con día desde hace un tiempo no es nada halagüeño,... ¿o será que Puebla escapa a esta tendencia?

jueves, 4 de junio de 2009

Precipitada caída en las remeseas..!!

Buenos días visitantes de este blog; este post, como su título lo dice, hablará sobre las remesas provenientes Estados Unidos hacia nuestro país. Como ya se habrán enterado, el flujo de ingresos, tanto como el total de operaciones registraron su peor caída en el mes de abril, desde que Banxico contabiliza este indicador, registrando una contracción de 18.67%...¿Qué fue lo que sucedió?...la respuesta ya todos la conocemos, pero analizemos la situación de los trabajadores en Estados Unidos. Desde 2007, cuando el sector de la construcción empezó a perder fuerza, este indicador empezó a debilitarse, ya que migrantes mexicanos que habían encontrado un empleo en esta industria durante los años de auge, perdieron rápidamente su empleo. Después de que la economía estadounidense cayó en recesión, los mexicanos también perdieron sus trabajos en otras industrias como la restaurantera y manufacturas.

Por dicha razón se predice que en el 2009, se tendrá un descenso por lo menos de 25% y hasta 33%...pero, ¿qué regiones se verán más afectadas con esta situación?, ciertamente localidades en las cuales la mayor parte de sus ingresos dependen de los envíos de sus familiares "en el otro lado", debido a la falta de empleos y oportunidades que ofrecen las regiones como la zona norte de Puebla, la región mixteca en Guerrero, en Oaxaca, la Sierra Gorda de Querétaro, y la sierra Gorda de Hidalgo.
La situación de las zonas pobres con altos niveles de migración será preocupante, ya que las remesas hacen un efecto multiplicador de las economías en todos los niveles: desde la familiar, regional, estatal, hasta la federal, y cuando dismunuyen es una situación que se complica en términos de desarrollo económico y social.
En la gráfica siguiente se puede observar la tendencia que ha seguido este indicador desde 1995.

Fuente: The New York Times / El Universal /Banxico